Caminar, andar, pasear.

Siempre me ha gustado andar, caminar o pasear depende como cada uno defina este pequeño pasatiempo. Se trata de un pequeño ejercicio físico que siempre nos viene de perlas, salir a la calle supone escapar de la monotonía diaria que es estar en casa sesteando o viendo la televisión. El aire y el Sol en la cara, mojarse un poco con la lluvia, moverse sin rumbo fijo, sin prisas, observado lo que ocurre alrededor es algo que viene muy bien, despejarse las ideas, aclararse la cabeza o incluso también como me dicen algunos es una buena forma de orar.

Playeras o zapatillas.
Mi manera de andar es bastante peculiar, lo comento porque evidentemente es solo mía y cada uno camina a su manera, tengo un paso bastante grande, acelerado y firme. Esta costumbre de andar y caminar de esta forma me viene desde hace ya muchos años, no pierdo esta vieja costumbre ni creo que la perderé. Cuando camino me voy fijando en lo que sucede a mi alrededor no tengo la costumbre de mirar hacia el infinito como hacen algunos que parece que andan sin ver como si estuvieran hipnotizados de hecho suelo esquivar a bastantes personas ya que parece que no ven lo que les viene por delante, siempre tengo la costumbre de fijarme en las personas que me encuentro por la calle las conozca o no supongo que debe de ser una especie de deformación profesional, observar estrellas debe tener como consecuencia observar todo lo que ocurre a mi alrededor.

Cualquier época del año es buena incluso en invierno a pesar del frío y la lluvia, todos los meses del año tienen su aquel que es digno de ver y observar. Paseando te encuentras con conocidos, amigos y vecinos, es un simple <<Hola>> <<Hasta luego>> <<Aúpa>>, a los enemigos no les ves venir, esos se encuentran agazapados buscando su oportunidad como buitres que esperan que su presa esté enferma o esté muerta. Vagar por la ciudad te permite recorrer ciertos sitios que tenias olvidados, rememorar ciertos lugares que ya no están por eso de la modernidad, visitar zonas que han cambiado por el paso del tiempo e incluso añorar tiempos mejores aunque hay que comentar que también te cansas de ver los mismos lugares, tengo que variar de ruta para no aburrirnos.

Paseando por la playa.
Caminando por la vida o saliendo a la calle es donde te encuentras lo peor y lo mejor del ser humano, supongo que ha de ser así. La vida consiste en un cúmulo de experiencias que nos hacen crecer como personas y la única forma de experimentar estas vivencias es andando y caminado, a veces deambulando o errando por parajes desconocidos y misterios. Lanzarse a la aventura, improvisar también es un buen método contra todo.

Lo que a mi me gusta de verdad es pasear por la playa es uno de los mejores placeres que uno pueda encontrar. Solo con el bañador puesto o a veces sin eso, se que ésto último os da morbo, pisar la arena incluso cuando quema por el Sol, caminar junto la orilla del mar al lado de las olas cuando rompen en la playa es un auténtico placer, las olas te pegan en los tobillos y el agua te cubre los pies. El Sol y la brisa de la mar es todo... ¡ahí va! mira a la vecina como pasea por la playa... una maravilla oiga... pasear digo. Que cosas se ven cuando uno camina, ¡uf!

Je, je, ¿os gusta pasear o quizás sois más de butaca? Coméntame.

Lo más visto del mes.

Redes sociales.

No hay mal que por bien no venga.

Horarios de trabajo.

Astrónomos del Renacimiento II.

Relaciones humanas

Sueños.

Supersticiones.

Mi mundo interior.

Rebajas, saldos, oportunidades.

La tienda de golosinas.