Mi trabajo.

Mi nueva herramienta.
El trabajo o trabajar, tener un curro, un empleo, una profesión es lo que hoy en día nos define a todos, somos lo que hacemos o a lo que nos dedicamos. Si no trabajas no eres nadie, no ganas dinero, te miran con cara extraña, te eluden. No se entiende la situación del desempleado, por qué piensas lo que piensas y actúas cómo actúas. El pesar, el miedo, la zozobra, la angustia, la ansiedad, entre otros síntomas, son los compañeros de viaje cuando te quedas sin empleo y sin futuro, y si tienes que llevar pan a una familia ya ni te cuento lo que es éso, un auténtico drama. Vivimos en la época del tanto produces tanto vales, solo se valora el aspecto económico de una persona para nada se estima la condición humana, te preguntan siempre cuánto ganas no a qué te dedicas. Cuando te encuentras en esta situación la familia principalmente se convierte en tu apoyo más directo, las amistades casi desaparecen solo quedan unos pocos. Ir a la cola del paro o desempleo, oficina de empleo estatal, a sellar el paro y/o a buscar trabajo es lo más humillante y triste que puedas hacer y yo ya lo llevo haciendo varias veces.

<<El trabajo dignifica al hombre>>, es una frase  que siempre la oigo por distintos sitios, evidentemente tendríamos mucho que discutir sobre esta frase, por ejemplo, qué tipo de trabajo y cuánto es el sueldo, el trato que se recibe, la progresión profesional, el proyecto de futuro y el desarrollo como persona. Dignificar es hacerse digno de algo, no se si trabajando en lo que he trabajado a lo largo de todos estos años me habré hecho digno a algo, bueno creo que sí, escribir estas líneas y compartirlas con vosotros.

¿Que cuáles han sido mis ocupaciones? A ver empecemos, cuando tenía 18 años empecé en hostelería como planchista hamburguesero y camarero, alternaba estudios y trabajo, estuve unos cuatro años haciendo ésto. Seguidamente hice la <<mili>>, fui de los últimos reemplazos en hacer el servicio militar obligatorio. La opinión que tengo de la <<mili>> es que me la podía haber ahorrado, no recuerdo como se dispara con pistola así que pá qué. Cuando volví, seguí un tiempo en hostelería a la que acabé dejando ya que no era muy útil en esa clase de empleo. Recuerdo haber trabajado como repartidor con furgoneta de productos cárnicos y otra clase de genero durante unos cuantos años, tampoco funcioné demasiado a gusto en ésto aunque siempre te quedan distintas experiencias en la vida. Siempre alternaba unos empleos con otros, no eran empleos de gran duración y el sueldo nunca fue demasiado elevado. Oficinista, conserje, dependiente de una tienda o kiosko, lugares donde se venden revistas, periódicos cosas de ese tipo, he sido una persona que se ha movido mucho. He tenido todas las clases de contrato habido y por haber como empleado, a tiempo parcial, fijo, por ett, vacaciones. Algunas de mis aficiones vienen evidentemente de este tiempo, no todo se pierde.

Una hamburguesa casera, ¿gustáis?
El último de mis empleos con remuneración económica sí que me mereció la pena, trabajaba en una fábrica que elabora caucho, goma, no confundir con el látex, planchas de kevlar, ese tipo de material. He de añadir que esos aproximadamente cuatro años que pasé estuve de maravilla, trabajaba a gusto ya que no solo manejaba máquinas si no que también trabajaba con ordenadores, tenía y sigo tenido allí buenas amistades. El problema llegó en octubre del 2.008 .......

Me llamaron de recursos humanos.
<<Manu, estamos muy contentos contigo pero no tenemos trabajo, la situación está realmente mal>>. - Era el inicio de la mal llamada crisis económica que tan duramente golpeó a este país.
<<Tenemos que hacer un amplio recorte en la plantilla ya que nos vienen mal dadas. Aquí tienes toda la indemnización y suerte ... >>

Salí hundido y llorando, me despedí de muchos compañeros y amigos. No guardo rencor a nadie, al fin y al cabo había que salvar la empresa y además allí queda muy buena gente. Aunque años después es fácil decirlo sabía que me asomaba a un abismo de muchos años de desempleo o por lo menos de falta de remuneración económica. No soy una persona que sepa vender su trabajo, necesito una especie de representante para ello, uno no puede valer para todo. España no es un país que se destaque por valorar a la gente con otra clase de talento, no me refiero que sea mejor que nadie, simplemente tengo otras aptitudes ... y hasta ahí quiero hablar de este país, por el momento. Los cinco años que vinieron a continuación fueron un auténtico tormento, hablaré de ese tenebroso capítulo de mi vida en otro momento, cuando esté preparado.

Todo empezó a cambiar cuando por el 2.014 estaba funcionando lo de Whatsapp, todo el mundo lo tenía, yo poseía un teléfono móvil sencillo y vi que me estaba quedando un poco atrás. Al pedir la ayuda esa de los 426 euros guardé un dinero y me compre un smart de gama media, lo que era la gama media por aquel entonces claro que es él que todavía poseo. Había un icono muy mono de G+ lo pulsé y ...... Creo que el resto ya lo conocéis por las entradas que he hecho, curiosa vida ésta, un solo acto cotidiano que lo realizas inconscientemente, comprar un smart, te lleva después de casi tres años a este lugar y sobre todo a tener esperanzas de futuro.

Captura de pantalla 
de mi otra herramienta.
He tenido que darme un respiro, la verdad es que me he emocionado. Echando la vista atrás me doy cuenta que el verdadero problema que he tenido es que he estado totalmente desubicado en lo que concierne al trabajo. No, no digo que sean malos empleos los que he tenido, lo que digo es que haciendo lo que hago ahora me percato para que valgo y sirvo. Antes no tenía un empleo definido, lo que me llevaba a no tener una profesión definida, trabajaba en lo que salía, craso error. Ahora ya he conseguido algo, tener una profesión definida. Lo que estoy haciendo es lo que soy, bloguero porque evidentemente tengo blogs, astrónomo no es que me lo ponga yo, sois vosotros los que me ponéis esa profesión, lo sé porque hay personas que me recomiendan en Google + y en Facebook por mis publicaciones y por mi blog de astronomía, lo de escritor ya veremos con el tiempo a dónde llego, por cierto, todo ésto me lleva a una especie de de vida bohemia que me gusta bastante. Añadir desde estas líneas que gracias a todos aquellos que me publicitan, comparten, comentan es algo impagable, sé porque lo digo.

¿Por qué no te has dedicado a esto antes? Pregunta que puede que me espere en el futuro, así que me adelanto. Nunca me he planteado hacer ésto, no he nacido en el lugar adecuado para potenciar mis aptitudes, me refiero a familia y país, no es que no me quieran pero evidentemente no me valoran en la justa medida. La creatividad y la ciencia están reñidas con este país, me he tenido que encontrar a mi mismo paso a paso y por cierto, Internet de forma masiva llegó a España hacia finales de siglo XX así que era bastante difícil hallarme desde un principio ya que la información que hay hoy en día no es la que había antes del advenimiento de la red de redes. Cierta persona con la que tengo cierto trato dice que mi situación es la normal ya que a nadie del entorno le interesa la astronomía ni los blogs y se quedó tan ancho, con un par si señor. El siguiente paso y no lo niego es llevar un sueldo a casa ya que desde ese año fatídico no traigo ni un solo euro de rendimiento laboral, mis padres me dan de comer y yo les cuido ya que se hacen mayores, es lo que hay.

En fin, que me he sentado a divagar sobre el laboro y me ha salido esta entrada personalísima, como siempre uno se tiene que descarnar un poco de vez en cuando, ¡saludos!

Lo más visto en 30 días.

Excusas.

Trending topic.

El valor de un premio.

Tatuajes y pendientes.

Estoy hecho todo un cocinillas.

Héroes o antihéroes.

Pasado de moda.

Sosiego, serenidad, quietud.

El otoño.

Sustos.