Salud, dinero y amor.

Mar en calma, quietud.

Es todo lo que pedimos siempre al cielo cuando nos dicen qué es lo que deseamos, el orden es un poco aleatorio pero generalmente es lo que solemos decir aunque creo que viene de una canción de hace ya tiempo. Sabéis que leo mucho, prácticamente de todo, sobre todo cuando hacen entrevistas a gente del mundo del famoseo y de lo que hoy en día se denomina como gente de éxito. No creáis que lo hago por cotilleo, lo que hagan en su alcoba me importa más bien poco, me suelo fijar sobre todo en lo qué es el quehacer diario en su vida, todo aquello que nos iguala como seres mortales como enfermedad, lealtad de compañeros, fallecimientos de familiares y demás asuntos. La conclusión a la que llego es que todas estas personas adineradas, que no ricas a mi entender, pasan y sufren lo mismo que cualquier otra persona mortal.

Hace unos días leí sobre una pareja de hermanas que arrasan en los USA, no menciono el nombre, fama, dinero, alfombras rojas y todo aquello con lo que nos alienan desde todas partes. Resulta que sufren de una enfermedad, ellas y su madre, causada por una especie de parásito que les merma mucho la salud y se han dado cuenta que por mucho que ganen todo ese dinero no les sirve para nada porque dicha enfermedad no tiene solución y si la tiene es una solución muy difícil y sin ninguna clase de garantías.  Por seguir con otro ejemplo ahora masculino, leí hace unos años la biografía de un "gran" personaje del mundo de la tecnología ya fallecido, hombre con grandes cantidades de dinero y posesiones. Cuando le diagnosticaron una grave enfermedad no se trató como comúnmente se hace creyendo que por si solo, con sus medios, se podía curar. Cuando definitivamente le fueron a echar mano con la medicina moderna era demasiado tarde, la enfermedad avanzaba sin remisión por todo su organismo. El último mes de su vida se lo pasó lamentándose sobre su situación ya que por lo visto el tener las ingentes cantidades de dinero que tenia no le servía para esquivar la parca. Sé de unos cuantos de estos adinerados que viéndose en las últimas cambiarían todo su dinero por una hora más de vida o simplemente valoran más la vida ahora que se les va arrepintiéndose de estar toda la vida mirando la cuenta corriente del banco porque al fin y al cabo sin nada venimos a este mundo y sin nada nos vamos de él.

Todos tenemos familia y amigos, personalmente he tenido que enterrar a familiares cercanos con mucho dolor y soy consciente de que por muchas posesiones que uno tenga nada va a evitar ese desenlace. No os confundáis, no soy una persona adinerada ni poseo grandes rentas tampoco renunciaría a tener todo éso, tonto no soy, pero soy lo suficientemente lúcido para saber que no hay suficiente dinero en el mundo para sobornar a la parca, ni la salud se compra con dinero. Dicen que el dinero no da la felicidad pero ayuda a conseguirlo, existen distintas interpretaciones sobre este último asunto, que cada uno piense lo que quiera.

Lo que tengo claro es que la salud es lo primordial y debido a mi situación y a la experiencia acumulada en los últimos años me he dado cuenta que lo principal es comer y dormir. Sí, así como suena, primero comer en condiciones que es lo primero que te da salud para luego dormir con paz y calma. Parece increíble pero es lo que hay, muchas veces no nos damos cuenta pero cuando uno no duerme cómo debe, cuándo debe y el tiempo que debe te aparecen todos los fantasmas del pasado, los del presente y los que crees que pueden aparecer en un futuro cuando en realidad aparecen otras cosas. Te pasas los días en vela y sin sentir, ni enterarte de lo que hay a tu alrededor totalmente descolocado.

Todo es cuestión de prioridades y límites, cada uno decide hacer con su vida lo que cree conveniente  o lo que puede hacer pero debemos de ser consecuentes con lo que hacemos y con la vida que decidimos tomar. Yo he emprendido este camino y no espero alfombras rojas ni grandes capitales tampoco espero grandes reconocimientos. Ésta clase de trabajo es lo que tiene, como se suele decir: <<Esto es lo que hay y no hay más cera que la que arde>>, él que quiera todo lo anteriormente mencionado que se dedique a otra cosa, mariposa, que ésto no da para más.

¿Y el amor? En fin, éso siempre llega sin avisar, lo comento por experiencia. Por cierto, vuestras prioridades en este asunto ¿cuáles son? Me puedes dejar tu comentario como siempre, un saludo a todos y hasta la próxima.

Lo más visto del mes.

Sentimiento religioso.

Modales.

De relax.

Mi autobiografía.

Los días de la semana.

Solo era una sombra.

Rettuitea que algo queda.

Amar, querer, enamorarse.

Astrónomos de la Época Neo Clásica.