Enemigo mio.

Urania musa de la astronomía.

La astronomía es una ciencia modesta donde las halla quizá entre todas las ciencias sea la más humilde, si hacemos una especie de clasificación por la percepción que tiene la gente sobre el impacto en sus vidas la astronomía ocuparía la última entre todas. Por otro lado y aunque la gente no se de cuenta todos las personas que trabajan en ciencia son científicos por lo tanto todos los astrónomos somos científicos, la NASA denomina a los astrónomos aficionados como ciudadanos astrónomos. Curiosamente la astronomía es una ciencia muy abandonada por todo el mundo, a pesar de ello publicamos galaxias, estrellas, nebulosas, los orígenes de nuestro universo e incluso hay ciertos científicos de renombre que quieren especular sobre lo que había antes de la formación de nuestro universo, justo cuando escribo y repaso esta entrada aparece la noticia del fallecimiento del astrofísico británico Stephen Hawking, descanse en paz. Sigamos, la astronomía da la apariencia de ser una ciencia inocua pero no es así más bien es todo lo contrario, es una ciencia que a lo largo de los milenios a modificado el comportamiento humano y el devenir de la historia, todo ésto hace de esta ciencia una ciencia doblemente peligrosa para el ser humano y me explico.

Desde el principio de los tiempos el ser humano siempre ha pensado que su origen está en las estrellas y quienes pensaban ésto no estaban demasiado desencaminados. Hoy en día sabemos que los átomos que componen nuestro organismo se formaron en estrellas masivas que estallaron en forma de supernova y que esparcieron su material por el medio interestelar. Al principio se formaron leyendas y mitos para explicar lo que el ojo humano veía en el cielo nocturno, cualquier civilización que se precie, desde los babilonios hasta hoy, estructuró sus religiones por lo que observaba en la bóveda celeste, adecuó sus monumentos a lo que observaban por las noches y la cultura se desarrolló debido a la influencia de los astros. Cultos al Sol y a la Luna ha habido muchos a lo largo de los tiempo y lo siguen habiendo, calendarios solares y lunares existen en cualquier cultura del mundo, la influencia de estos dos astros en las creencias y la cultura popular es más que notable.

Los científicos de aquellas épocas, astrólogos todos, vivían como consejeros en las casas reales aconsejando y asesorando que debía de hacer el emperador o rey de turno debido a las observaciones realizadas por la noche, es decir, muchas de las grandes decisiones del mundo antiguo, batallas, política, economía, alianzas se tomaron por medio de astrólogos, augures y adivinos o lo que es lo mismo supersticiones, ejemplos tenemos muchos:
  • La batalla de las Termópilas, el rey espartano Leonidas después de consultar al Oráculo de Delfos fue a la batalla con solo 300 espartanos de su guardia Real para no cometer un acto doblemente sacrílego, primero saltarse la festividad de las Carneas que no permitía ninguna actividad militar y por la tregua de la celebración de los Juegos Olímpicos de aquella época.
  • El emperador romano Constantino I el Grande (306-337) ganó la batalla del puente Milvio debido a una visión celestial o a una aparición que lo tomó como buen agüero, hoy en día se cree que lo qué vieron esos romanos fue un meteorito impactar contra la atmósfera del planeta. Tiempo después decidió hacer del cristianismo la religión oficial de Imperio Romano barriendo a los demás credos debido a esta visión, por eso la religión cristiana se extendió por toda la Tierra por culpa de un meteorito, luego vino lo que vino.
Son dos ejemplos claros de la influencia de los astrólogos que también eran astrónomos por aquellas épocas y/o de los fenómenos celestes que ocurrían a diario sobre las decisiones de gobierno. Las persecuciones contra todos aquellos que no comulgan con el credo oficial de la religión oficial del momento son clásicas, en la Grecia Clásica también se perseguía y presionaba a aquellos que aplicaban el método científico. Los cristianos durante la época medieval fueron especialmente crueles, la Santa Inquisición de infausto recuerdo es el gran ejemplo de todo ésto, curiosamente la persecución empezó con una mujer, Hipatia de Alejandria, que fue asesinada en plena calle por una turba de cristianos fanáticos enfervorecidos aunque tengo que añadir que ésto es típico de todas las religiones. La persecución y acoso a todos aquellos que iban en contra del dogma oficial de la Iglesia fue constante, Galileo Galilei y Giordano Bruno fueron dos ejemplos de la colisión entre ciencia y fe.

Quiero llamar la atención sobre un hecho que suele pasar desapercibido para todos, el primer libro de la Biblia para aquellos que no lo sepan es el Génesis que como su propio nombre indica es el nacimiento, se trata de cosmología en estado puro otra cosa son los dogmas de fe en los que yo no entro, no es mi cometido. El Génesis no es más que la descripción del origen del Universo con los métodos y medios de aquellas épocas, no tenían el Hubble por supuesto, y tenían que describir nuestros orígenes mediante una especie de leyenda o fábula. Por eso los astrónomos que aplicaban el método científico o que iban en contra de las creencias religiosas eran perseguidos hasta la muerte, si eres capaz de tirar abajo el primer libro de la Biblia imagina lo que puede ocurrir con el resto.

La astrología y la astronomía fueron siempre de la mano juntas de tal manera que las dos materias se escindieron definitivamente en el siglo XVI quedando las dos desligadas la una de la otra y para siempre o por lo menos eso espero. Aunque parezca increíble hoy en día en pleno siglo XXI hay muchos políticos y gobernantes que toman sus decisiones consultando a astrólogos y videntes también la gente común y corriente lo hace. No os podéis imaginar cuantas decisiones cruciales en el devenir de la humanidad han sido tomadas mediante auguro, adivinaciones, vaticinios y demás, todo ésto puedo pasarlo por alto en épocas antiguas y no tan antiguas pero hoy en día se me hace bastante difícil de entender.

Esta breve exposición es para que quede claro porque la astronomía y por ende los astrónomos hemos sido perseguidos a lo largo de la historia cultural del ser humano en todas partes del planeta, he comentado lo que a mi me toca más de cerca pero sé que en otros sitios del planeta, Asia, América ha sucedido y sucede lo mismo, que no se me enfaden los cristianos creyentes devotos. Sí creéis que todo ésto se acabó con el fin de la Santa Inquisición no podéis estar más confundidos. Hoy en día tengo un frente de enemigos fragmentado bastante amplio, lo que hace 300 años era tan "solo" la Santa Inquisición y sus métodos hoy es un grupo heterogéneo de personas que van en contra de la ciencia y todo lo que significa astronomía. Ufólogos, religiosos, creyentes, conspiradores, astrólogos, todas las pseudociencias de artes adivinatorias, supersticiosos, todos aquellos que tiene su visión particular de la cosmología u origen del universo, teóricos físicos sin ninguna base científica, teóricos del comportamiento humano, personas a las que en cuanto les pones un poco firme con métodos científicos no quieren saber nada, locos por doquier que abundan por estos lares de la ciencia y mucha más gente me queda por señalar, además he de añadir que el ataque te viene del que menos te lo esperas.

Hoy en día se ha sustituido la religión por todo ésto, existe un bombardeo constante de programas documentales de alienigenas, expedientes X, conspiraciones y demás que salen continuamente en televisión en detrimento de documentales de ciencia como la astronomía, física, biología y demás ciencias en las que se apoya el ser humano para su bienestar. Además, las personas que se dedican a todo lo anteriormente mencionado nos superan en número y por mucho y los que les siguen también, son muy numerosos más que nuestros seguidores. ¿Todos ésto a qué me lleva? A tener una postura totalmente defensiva ante tanto personaje que pulula por ahí, incluso a la hora de ligar si es que ligo. Ahora tengo mucho cuidado cuando la gente me conoce con lo que hago o con lo que digo, he tenido una experiencia bastante mala al respecto de una persona bastante próxima, resultaba ser un fan de Expediente X y de los alienigenas y yo jamás los sospeché. Las redes sociales son un auténtico avispero de todo lo mencionado anteriormente y si quiero que mis grupos y comunidades estén limpias de todos estas publicaciones, por eso las normas que pongo para que nadie se confunda, tengo que estar todos los días controlando contenidos, ya he tenido que bloquear a muchos y lo que te rondaré morena. Por el lado bueno las redes sociales son una buena escuela de aprendizaje ya que tengo la certeza que las redes sociales son un reflejo de lo que somos.

Todo ésto lo escribo porque viendo un programa de televisión de tertulia futbolera empezaron a hablar sobre la credibilidad de los medios afines al fútbol y uno de ellos dijo más o menos: <<¡Para mentirosos los de la NASA, esos si que nos cuentan mentiras!>>, yo no trabajo para la NASA ni soy americano pero el comentario me escoció bastante aunque del contertulio en cuestión me esperaba cualquier cosa. Por lo visto las astronomía y las agencias espaciales sirven de excusa demagógica para excusar no sé qué comportamientos, comentarios como: <<Personas muriéndose de hambre en el mundo y mandamos sondas a Marte>>, son bastante comunes en las redes sociales. ¿Por qué no critican las guerras civiles, Siria, el tráfico de armas, el tráfico de sustancias estupefacientes o el tráfico de seres humanos? Luego hablan del gasto de los países en agencias espaciales, no comparan o no quieren comparar lo que un país gasta en armamento militar y lo que gasta en ciencia. Una mujer en España, Concepción Arenal, a finales del siglo XVIII dijo: <<Abrid escuelas y se cerrarán cárceles>>, no estaba demasiado desencaminada la mujer en su apreciación. El por qué el ser humano siempre decide inclinar la balanza hacía ese lado es algo que uno no logra entender por más vueltas que uno le da, probablemente será que la tecnología avanza más rápido que la evolución propia del ser humano y a éste le falta la adaptabilidad necesaria para adaptarse al cambio.

Por todo ésto te llamo enemigo mío ya que aunque no te conozca, no sepa de tu existencia ni de dónde vienes y halla decidido no enfrentarme a ti tu sola posición te coloca en mi contra convirtiéndote tan solo por tus ideas en mi enemigo, aunque te quiera extender la mano y explicarte lo equivocado que estás en la mayoría de tus apreciaciones sé que de antemano me vas a rechazar. No por ser más numerosos que nosotros tenéis la razón, Santa Inquisición, la razón te la da el argumento y los hechos no la cantidad de personas que creen en lo que tú crees. Las amenazas que me puedas lanzar, los ataques personales que me puedas realizar, las persecuciones que puedas montar se llama caza de brujas, no van a hacer mella en mi, seguiré con este trabajo adelante pase lo que pase y hasta que la parca me venga a visitar, al fin y al cabo la historia me enseña que no somos los únicos que hemos sufrido incomprensión y desamparo. Sé perfectamente qué ninguna de las personas anteriormente mencionadas va a leer estas líneas pero algún día debía de escribir sobre ésto ya que uno se cansa de ver tanta tontería y de leer tanto ataque gratuito. Manu dixit.

Un saludo y hasta la siguiente.

Lo más visto del mes.

Sentimiento religioso.

Modales.

De relax.

Mi autobiografía.

Los días de la semana.

Solo era una sombra.

Rettuitea que algo queda.

Amar, querer, enamorarse.

Salud, dinero y amor.

Astrónomos de la Época Neo Clásica.