Sosiego, serenidad, quietud.

Las palabras del encabezado de la entrada son sinónimos de tranquilidad, es la situación en la que me encuentro en estos momentos, no es que mi situación personal haya dado un vuelco simplemente el hacer un trabajo, como es éste u otros vía Internet, te permite mantener el ánimo alto y la autoestima a un nivel que hace tiempo no la tenía. Está claro que tener un horizonte con alguna perspectiva es bueno para el alma aunque no tengo ni la más remota idea de lo que me depara el futuro ya que no tengo ninguna clase de referencia de lo que tengo que hacer o como me debo de desarrollarme a nivel profesional ni siquiera sé cuál es mi horizonte. La seguridad en uno mismo y en lo que se hace es fundamental y demostrarme a mi mismo que puedo realizar proyectos por muy modestos que sean es la base para un buen estado de ánimo.

Mar en calma con un sol saliendo al amanecer.

La familia por suerte y a pesar de los achaques de mis mayores está estable, han sido muchos años yendo a urgencias al hospital sobre todo por parte de mi padre, especialistas los hemos recorrido todos y como solemos contar lo tenemos estable y controlado ya que bien de salud ya no va a estar, no voy a escribir la lista de enfermedades y penalidades que tiene por no herir la sensibilidad del lector. El resto de la familia sigue sin ninguna clase de novedad que por desgracia en estos últimos años las hemos tenido.

Mi entorno personal de amistades sigue siendo el mismo, por diferentes motivos no he podido ampliarlo aunque ahora añada a ciertos contactos en las redes sociales. Reconozco que no soy una persona que se podría definir como un relaciones públicas, la timidez es algo que siempre me vence pero si encuentro a alguien que sepa sacarme a pasear ¡de mil amores salgo! Como contrapunto a esta situación es que todo es demasiado estable incluso diría que aburrido y monótono, no veo posibilidad de enamoramiento a corto plazo aunque esto es un tema que llega sin avisar, ya he escrito sobre ello.

La inquietud que me rodeaba poco a poco se va difuminando, voy cogiendo confianza en lo que hago y en mi mismo, todo eso lo perdí por una serie de circunstancias que me ocurrieron hace algunos años atrás, ya he dicho que escribiré sobre ello pero será dentro de algún tiempo, tranquilidad a los cotillas y marujones que todo lo queréis saber aunque cierto tema sé que no me va a creer nadie, ya veré como lo organizo. Como punto negativo están los malos pensamientos o pensamientos negativos que me vienen a la mente como una tormenta pasajera, como los restos de los ecos de una batalla que no acaban de desaparecer, los peores tormentos son los que se producen en tu mente, no sé donde leí esta frase o algo parecido y creo que lleva toda la razón, esperemos que desaparezcan con el tiempo.

Bueno, esto es lo que hay por el momento, verdaderamente este blog se ha convertido en un auténtico diario personal. Espero que os encontréis todos bien, un saludo y un fuerte abrazo.

Lo más visto del mes.

Redes sociales.

No hay mal que por bien no venga.

Horarios de trabajo.

Astrónomos del Renacimiento II.

Relaciones humanas

Sueños.

Supersticiones.

Mi mundo interior.

Rebajas, saldos, oportunidades.

La tienda de golosinas.