Mi mundo interior.

Mi mundo interior.

He de reconocer que siempre he sido una persona que posee un mundo interior bastante grande, lo he tenido desde muy pequeño, desconozco los motivos que me llevan a ello pero siempre que he leído alguna novela en mi mente se forman las imágenes pertinentes cual película de cine, ahora el tema de la lectura lo tengo un poco aparcado ya que me he leído la intemerata, como dice mi madre: <<Te lees hasta los prospectos de las medicinas>>, razón lleva por algo es quien es. Este mundo interior me lleva a veces a estar un poco despistado, no atiendo ciertas cosas, se me olvidan otras, lo que a personas como yo nos da ese aire de estupidez o tontuna que parece que es en la que vivimos, ¡que nadie se confunda! No somos tontos ni despistados simplemente estamos a lo nuestro.

Tener un mundo interior no significa vivir en una especie de alienación perpetua, diccionario busca alienación en el diccionario, siempre digo que soy plenamente consciente del mundo que me rodea y de todo lo que ello conlleva lo que no es obstáculo para poseer una serie de recursos internos que me permitan superar las pruebas que me pone la vida. Este mundo interno hay que cultivarlo como se cultiva un jardín, hay que regar (leer), abonar (cine) y podar (música), es mi orden personal cada uno tendrá el suyo y usará las metáforas que crea conveniente ya que todo esto pertenece al mundo interno de cada uno, se me olvidaba lo principal, vivir, ya que como escuché en algún sitio si te encierran en una habitación durante quince años todo este potencial no sirve para nada.

Mi mundo interior lo activo y desactivo cuando me apetece, es algo voluntario, no me viene en un momento determinado sin avisar y me dejo arrastrar por ello, todo ésto si ocurriría sería para ir al psiquiatra y ponerme tratamiento de pastillas. Andando por la calle puedo evadirme de la situación sin despistarme por donde ando, tomando un café o incluso en casa cocinando, cualquier situación es buena para conectar ese pequeño motor en la cabeza y ponerlo a funcionar. Hay personas que se dan cuenta que a veces desconecto de este mundo pero lo hago porque simplemente no me interesa lo que
veo a mi alrededor. 

No es un mundo interior de princesas, dragones y mazmorras o cosas por el estilo sencillamente es una evasión que uno tiene donde me expongo asuntos cotidianos que puedo hacer y deshacer a mi antojo y voluntad, busco soluciones, me planteo situaciones, me evado de este valle de lágrimas. Hay que tener en cuenta que una cosa es el mundo interior, otra soñar y otra ser iluso, no me confundo y vosotros tampoco os confundáis. Me he informado en ciertas páginas web y artículos de prensa y todo el que opina de este asunto, psicólogos y psiquiatras, tiene la misma opinión, es bueno tener un mundo interior y alimentarlo pero sin dejarse llevar por ello o substituir el mundo real por lo que se tiene en la cabeza, hay que tener los pies en el suelo y añado que también hay que alimentarlo viviendo y experimentando sin refugiarse en ello.

Saludos y nos leemos.

Lo más visto del mes.

Redes sociales.

No hay mal que por bien no venga.

Horarios de trabajo.

Astrónomos del Renacimiento II.

Relaciones humanas

Sueños.

Supersticiones.

Rebajas, saldos, oportunidades.

La tienda de golosinas.